CÁNCER DE CAVIDAD ORAL Y OROFARINGE

El cáncer de cavidad oral y orofaringe está fuertemente asociado a uso de tabaco y consumo de alcohol, y en fechas más recientes, a infección por el Virus del Papiloma Humano, en especial los serotipos 16 y 18. La cavidad oral comprende. La lengua móvil, los labios, las encías, la mucosa yugar, el paladar duro, el piso de la boca y el trígono retromolar.


La orofaringe comprende el paladar blando, la pared faríngea posterior, las amígdalas y la base de la lengua.


Los síntomas pueden variar dependiendo del subsitio afectado, pero de manera peculiar se presenta una lesión tumoral evidente, con dolor y que sangra fácilmente. Debido a la cantidad de sitios que conforman la cavidad oral y la orofaringe, una adecuada autoexploración por parte del paciente en búsqueda intencionada de lesiones puede ayudar a un diagnóstico oportuno.


De manera general, los tumores de cavidad oral se dividen en localmente tempranos y localmente avanzados, teniendo un peor pronóstico los últimos. Los tumores que se encuentran en una etapa temprana se tratan con cirugía radical y en ocasiones con radioterapia subsecuente.


Los tumores que se encuentran en una etapa clínica avanzada pueden requerir cirugías extensas que involucren disecciones de cuello, remoción de mandíbula o paladar, con reconstrucciones extensas para mantener la estética y la función. Generalmente posterior a la cirugía necesitarán de tratamiento radical con radioterapia o quimioterapia + radioterapia.


En ocasiones, los tumores de cavidad oral son irresecables, por lo que un tratamiento inicial con quimioradioterapia es necesario para tratar de que el tumor se vuelva operable y poder realizar una cirugía de rescate.


Los tumores de orofaringe casi siempre se tratan con radioterapia o quimioterapia + radioterapia.


En los últimos años, con los avances de la tecnología, se han incorporado nuevas técnicas como la Cirugía Robótica Transoral utilizando el sistema Da Vinci o la Cirugía Transoral Ultrasónica, utilizando el bisturí harmónico. Estas técnicas han permitido realizar cirugías en sitios complejos como la orofaringe con la esperanza de que los pacientes tengan un mejor pronóstico y calidad de vida.


La vigilancia posterior al tratamiento es esencial y debe ser rigurosa, debido a que la posibilidad de recurrencia es alta.Parte fundamental es educar al paciente para evitar los factores de riesgo y para detectar lesiones de manera oportuna.

Dr Luis Omar Domínguez Palomera

De los pocos médicos especialistas en Cirugía Oncológica de Cabeza y cuello en la República Mexicana. Especialista en Otorrinolaringología y único médico en el continente americano con experiencia en TOUSS: Técnica para el tratamiento del cáncer de laringe o faringe (VÍA NO INVASIVA).


Otorrinolaringología y Cirugía oncológica de cabeza y cuello en Guadalajara y Zapopan, Jalisco, México.