TUMORES DE TIROIDES

Los tumores de la glándula tiroidea son un problema fundamental de salud pública, porque los nódulos tiroideos benignos son muy frecuentes en la población general y a menudo son asintomáticos, descubriéndose de forma fortuita en una ecografía cervical realizada por otro motivo. Los cánceres tiroideos representan menos del 5% de los tumores de la glándula y sólo suponen el 1% de los cánceres del ser humano. 


El estudio inicial se basa en las pruebas de laboratorio, la ecografía y la citología (estos últimos exámenes deben realizarlos médicos con experiencia en patología tiroidea) y tiene como objetivo determinar la naturaleza del nódulo (benigno o maligno) antes de recurrir a la cirugía, lo que permite evitar intervenciones inútiles, perjudiciales y costosas. Los tumores hipersecretores (nódulos «calientes») se tratan con yodo radiactivo o con cirugía; los otros tumores benignos se tratan con cirugía, pero sólo si el tamaño lo requiere. En el caso contrario, está indicado realizar un seguimiento ecográfico simple.


En la glándula tiroidea pueden desarrollarse tanto los cánceres más asintomáticos (microcánceres papilares) como los cánceres humanos más agresivos (cánceres anaplásicos). El tratamiento de los cánceres diferenciados consiste en cirugía seguida de la administración de yodo radiactivo. Los cánceres medulares se tratan exclusivamente con cirugía si no existen criterios de laboratorio de mal pronóstico. Los cánceres localmente invasivos, debido a un pronóstico relativamente bueno, también se tratan mediante cirugía, siempre que se conserven al máximo las funciones laríngeas y faríngeas. Los cánceres metastásicos requieren tratamientos tópicos, a menudo con métodos poco invasivos de radiología intervencionista, pero también tratamientos sistémicos con moléculas antitirosina cinasas.


La quimioterapia convencional tiene muy pocas indicaciones en la actualidad. Los carcinomas anaplásicos pocas veces son resecables, e incluso con tratamientos agresivos (radio y quimioterapia) su pronóstico sigue siendo grave. Por último, existen otros tumores tiroideos infrecuentes, sobre todo linfomas, así como localizaciones secundarias de otros cánceres, en los que hay que tratar de determinar su origen.

Dr Luis Omar Domínguez Palomera

De los pocos médicos especialistas en Cirugía Oncológica de Cabeza y cuello en la República Mexicana. Especialista en Otorrinolaringología y único médico en el continente americano con experiencia en TOUSS: Técnica para el tratamiento del cáncer de laringe o faringe (VÍA NO INVASIVA).


Otorrinolaringología y Cirugía oncológica de cabeza y cuello en Guadalajara y Zapopan, Jalisco, México.